27.11.12

Si yo fuera un gato

Tras nuestro paso por Menuda Feria este fin de semana, y a pesar de las pocas opciones disponibles para comprar literatura infantil, nos acercamos al rincón de lectura de Los Portadores de Sueños, y nos enamoramos de este libro. Regalo perfecto para Reyes. Con unos dibujos estupendos y divertidísimos, y un texto fácil y concreto, para que los más peques disfruten sin cansarse y reflexionando
El texto es de Paloma Sánchez Ibarzábal y las Ilustraciones de Anna Llenas.


Tal y como dice en la página de la editorial del cuento, OQO, "Si yo fuera un gato es una propuesta divertida, a modo de juego, que permite tomar conciencia de la realidad (vivencias, emociones, necesidades…) del otro con el objetivo último de entenderlo mejor. “Ponte en mi lugar”, solemos apelar para facilitar la comprensión de nuestras decisiones o comportamientos. No hay duda de que la mejor manera de conocer al otro es a través de lo que
comúnmente –y de modo figurado– llamamos “ponerse en su piel”. A menudo reprobamos con un “yo no lo haría”, creyendo erróneamente que lo que está (o no) bien para nosotros, lo está indiscutiblemente para los demás.

El relato de Paloma Sánchez Ibarzábal nos recuerda que no a todos nos divierte lo mismo y nos advierte de la posible injusticia que podemos estar cometiendo cuando lo damos por hecho. Así, si fuéramos un gato no nos gustaría que nos pusieran lazos para demostrarnos cuánto nos quieren; ¡preferiríamos que nos hicieran cosquillas en la barriga!

De igual modo, conocer y aceptar las diferencias del otro nos hace más tolerantes hacia comportamientos alejados de los nuestros: como buscar en la basura –y no en una tienda– el mejor regalo para nuestra mejor amiga o preferir perseguir ratones a ir al cine, teatro o circo.

Al mismo tiempo, este relato nos revela que aquello que hace distinto al otro puede ser toda una virtud o ventaja que todos desearíamos. Así, un gato no tiene miedo a la noche (y podría cazar todos nuestros fantasmas) y es uno de los animales más fieles: Si yo fuera un gato, no podríamos ir juntos al colegio por mucho que tú lloraras. Me echarían de allí en cuanto pusiera una pata en clase. (Pero siempre te esperaría junto a la puerta).

En todo caso, los verdaderos afectos están por encima de gustos, hábitos o preferencias culinarias: Si yo fuera un gato, hay una cosa que no cambiaría… ¡Siempre sería tu amigo!"

Que ganas de leerlo todas las noches!!!!
V*

1 comentario:

  1. Las ilustraciones son preciosas!
    Mucha suerte con la venta!

    www.trendiing.com
    Nuevo blog de moda, tendencias y eventos

    ResponderEliminar

Hemos hablado de...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...